Sports de ca Nostra

Las confesiones de Contestí en 4-4-2

El presidente más prolífico de la historia del Mallorca, Miquel Contestí, que permaneció 13 años en el cargo, cuenta el próximo domingo en el programa 4-4-2 secretos que habían permanecido ocultos durante 30 años. Por ejemplo, que se le ofreció “arreglar” el ascenso de 1983 comprando uno de los tres partidos que quedaban, y en los que el Mallorca necesitaba un punto que no consiguió. También explica cómo se arreglaban en su época las primas a terceros, y sobre los árbitros admite que se les hacía algún detallito “siempre que se podía”. El domingo a las 10.50, en IB3, veréis la primera parte de la entrevista.

Miquel Contestí es el primer directivo de la historia del Mallorca que habla explícitamente de la existencia de una trama de compra y venta de partidos. Mucho se había rumoreado hasta ahora al respecto, pero nunca se había oído la confirmación desde una voz tan autorizada como la suya. “Faltaban tres jornadas y necesitábamos un punto. Entonces tuve una reunión con alguien y se me ofreció arreglar el ascenso. No lo hice porque me pidieron mucho dinero, pero me equivoqué. Si fuera ahora, pagaría sin dudar, porque algo que tienes tan cerca debes asegurarlo como sea”. Pese a aquellas tres derrotas, ante Hércules, Cádiz y Castilla, el Mallorca ascendió a Primera porque el Rayo, contra todo pronóstico, ganó en Riazor al Deportivo. “Nos acusaron de haber primado al Rayo, pero no es cierto. Aquella victoria fue algo puramente casual, y los fichajes de Izquierdo y García Jiménez no tuvieron nada que ver”.

Contestí también admite en la entrevista que primó a muchos equipos para que consiguieran resultados que favorecieran al Mallorca “pero siempre para ganar, nunca para perder”, y explica cómo se articulaba el pago de aquellas primas a terceros: “generalmente elegíamos a un jugador de la plantilla que tuviera amistad con alguien del otro equipo, y entre ellos se hacía todo. Así, nada salía del vestuario”.

Por último, el ex-presidente también confiesa cuál era su comportamiento con los árbitros: “siempre que podíamos había algún detallito para ellos. No se trataba de comprarles ni nada parecido, sino de establecer una relación cordial. Cuando haces eso y consigues tener un amigo, sabes que si necesitas algo él te lo dará, y no hace falta que se lo pidas. Eso supone dos o tres puntos más por temporada, y para cualquier equipo es un verdadero tesoro”.

La primera parte de esta entrevista la podréis ver el domingo en 4-4-2, desde las 10.50. Son los secretos de alcoba nunca revelados por Miquel Contestí.

Los comentarios están cerrados.