Sports de ca Nostra

Jaume Cladera acusa a Tebas de “secuestrar la Liga”

Durísimo ataque el que ha recibido hoy Javier Tebas por parte de Jaume Cladera, que le acusado ante el resto de clubes de “secuestrar a la Liga”. “Su uso del poder se basa en la amenaza y el terror ante quien no se somete a sus órdenes”, ha seguido el presidente, mientras Tebas permanecía callado. De hecho, no le ha respondido. A todo esto, y tal y como estaba previsto, los doce clubes que tienen cedidos sus derechos a Sogecable han reiterado su decisión de retener los 12 millones de euros con los que se comprometieron a gratificar al G30 hasta que no sea retirada la demanda del Mallorca. Tebas ha admitido la existencia de la promesa efectuada ante el secretario de Estado para el Deporte de no denunciar a ningún club, pero se ha limitado a preguntar a los equipos de Sogecable si ésta era su decisión, y tras serle ratificada sólo ha dicho que “de acuerdo”.

Paralelamente, en el Tribunal de Arbitraje ha tenido lugar el acto de conciliación entre el Mallorca y el G30 que, como era de esperar, ha finalizado sin acuerdo. A partir de ahora se abre un periodo de seis meses para que el Tribunal tome una decisión, salvo que sea retirada la demanda, algo que es evidente que sucederá por motivos muy claros: si el control del Mallorca cae en manos de Claassen y Terrasa todo hace indicar que Tebas “venderá” al G30 que lo mejor es dar marcha atrás a cambio de los 12 millones de los clubes de Sogacable, y si todo sigue como hasta ahora, en manos de Serra Ferrer, a Tebas también le costará mucho aguantar la presión, primero porque la demanda es de 10 millones de euros, dos menos de lo que cobraría el G30 de los clubes de Sogecable, y segundo porque se tiene previsto solicitar la mediación del secretario de Estado para el Deporte, que estaba presente en la reunión en la que las dos partes se comprometieron a no cruzarse denuncias.

En definitiva que, salvo sorpresa mayúscula, la famosa demanda del G30 se quedará en otra de esas innumerables bombas que se lanzan contra Serra Ferrer, y que en cuanto explotan sólo dejan humo a su alrededor. Eso sí, el objetivo de desestabilizar y crear desconcierto lo habrá cumplido a las mil maravillas. Que, a fin de cuentas, era lo que se pretendía, ¿verdad?

Los comentarios están cerrados.