Sports de ca Nostra

¿Por qué queremos cargarnos a Cladera?

Ya sabéis que tres consejeros (en realidad son cinco, pero los otros dos son la marioneta Pep Roig y el hijo de Cerdà) están empeñados en provocar como sea el cese de Cladera como presidente del Mallorca. Pero, ¿por qué? ¿qué hay detrás de ese movimiento? Muy sencillo. Otro intento a la desesperada de hacerse con el control del club. Os lo cuento tras el salto.

En realidad el puesto de presidente de Cladera les da igual. Detrás de lo que van es de su cargo de consejero delegado, que también deberá abandonar si es destituido. Y ese si es mucho más trascendental. El Mallorca necesita para tomar cualquier decisión la firma mancomunada de sus dos consejeros delegados -Serra Ferrer y Cladera, actualmente-. Si sólo dispone de una firma, está obligado a someter cualquier decisión al Consejo de Administración. Y ya os podéis imaginar el festival que sería tener que convocar al Consejo literalmente para aprobar la compra hasta de un rollo de papel higiénico. El club entraría en un estado de bloqueo absoluto. Que es precisamente lo que buscan.

Para elegir al futuro consejero delegado que acompañe a Serra es necesario contar con dos tercios de los votos posibles en función de las acciones de las que disponga cada consejero (aquí el títere Pep Roig no pinta nada). Eso nos lleva a un escenario muy curioso, porque aunque se juntaran Terrasa, Claassen y Cerdá, que dispondrían en ese caso de mayoría simple, NOS LES BASTA para nombrar consejero delegado. En cualquier caso es imprescindible el voto a favor de Serra Ferrer, que es el accionista mayoritario. Eso significa que Serra deberá juntarse con Cerdá y Claassen para elegir a ese consejero delegado -que todo hace indicar que sería Cerdà-, o en caso contrario aceptar esa situación de bloqueo de las que os hablaba antes.

Vamos, como véis en vez de estar unidos y tratar de remar en pos del equipo en esta situación de crisis, aquí de lo que se trata es de ir a degüello a por el control del club, con todo lo que eso significa. Eso sí, como habréis podido deducir, sin poner ni un solo euro, por supuesto.

P.D. Más allá de lo que suceda sobre el césped, estamos en un momento crítico para el futuro del club. Según lo que suceda en el Consejo, me preocupa, y mucho, la supervivencia a corto plazo del RCD Mallorca SAD. (Tomeu Maura)

Los comentarios están cerrados.