Sports de ca Nostra

¡ Esta grada nunca se rinde !

La semana pasada, el club decidió poner a la venta un número ingente de entradas –para socios- a precios razonables (entre cinco y diez euros) para los partidos de copa y liga de la semana en la que nos encontramos. El partido ante el Sevilla, en miércoles, a las ocho de la tarde –la gente no respondió y esas entradas durmieron en las taquillas- y contra el Athletic de Bilbao, que se jugará de aquí unas horas.

Las redes sociales regurgitaban comentarios de despecho y desprecio ante las medidas (mal) tomadas por el club. La división entre los aficionados ya no era por el juego del equipo, sino por la mala praxis a la hora de vender entradas a un precio muy inferior al que pueden llegar a pagar unos aficionados de… tribuna cubierta alta, por ejemplo.

El mal no llegaba a las estancias bajas de Son Moix, donde los vomitorios se convierten en pasillos de aire helado y se siente la lluvia cuando cae, moja y congela. Los aficionados de “la plebe” veíamos con buenos ojos, aunque avizores, una medida desesperada para momentos desesperados.

La medida no bastó, la entrada fue pésima. Entonces, cual cómic, a un aborrecido administrativo se le encendió la bombilla, apagada hasta entonces y tirada sobre su escritorio. “Crisis…no hay gente…nos golean… ¡Ya lo tengo! Hay que llamar a las taquillas: entrada gratis por cada socio. Que se traigan a alguien que, si bien no anime, ocupe un sitio y problema resuelto”.

Los que otrora se deshacían en patochadas y defendían que habían desembolsado mucho dinero para tener su asiento privilegiado, ahora están en silencio. Se guardan su opinión tras una mirada recelosa y de sospecha, con la cabeza ladeada y los ojos indiferentes, mientras su corazón, con resquicios de inocencia, cree que todo saldrá bien. Los que animábamos a la compra de las entradas –sin éxito destacable-, ahora estamos aún más convencidos de que el campo esta tarde conseguirá llenarse.

La gente responderá. Las nórdicas voces del estadio, se extenderán por el ancho campo, de fondo a fondo, de tribuna a tribuna.

Y te diré porqué. Porque el Mallorca te necesita a ti, y al que tengas a tu lado en el campo, y al otro, y al otro, y al otro… No habrá zona alta y zona baja. En nuestro estadio todos los asientos son de plástico rojo, doblado quizás por la mitad del sentar de gente durante estos años. Sólo habrá UNA afición.

Esta tarde toca sumar todos, remar en la misma dirección, apretar al Athletic desde el córner sur-sol hasta el norte-cubierta. Desde el centro del campo a la Llotja presidencial. Hoy no hay excusas, no hay enemigos más que en los miedos de uno mismo, en las dudas e inseguridades que amedrentaremos a grito pelao desde las gradas. He dicho. (Futbolmallorca.com)

Los comentarios están cerrados.