Sports de ca Nostra

EL CONSULTORIO ; PROBLEMAS DE DISCIPLINA EN EL EQUIPO

Aquí tienen la pregunta ; «Es mi primera temporada como entrenador de categorias inferiores de un cliub de renombre en mi provinvia, quisiera que me ayudaran a entender como resolver ciertos problemas de disciplina de mis jugadores un equipo de infantiles de preferente.»
Si bien existen varias técnicas de control que ayudan a los entrenadores con los jugadores «difíciles», no es momento este de entrar en ellas, pero sí ayudar a encontrar la causa subyacente a alguno de ellos:

1. Falsas expectativas Muchos de los nuevos entrenadores de fútbol juvenil-infantil piensan que sus jóvenes jugadores están deseosos de que alguien (su entrenador) les enseñe a jugar a fútbol. Estos entrenadores pasan mucho tiempo y esfuerzo planificando sus sesiones de entrenamiento y esperan que sus jugadores les correspondan haciendo exactamente lo que el entrenador les sugiere, tanto en tiempo como en forma. No se necesita mucho tiempo, sin embargo, para que estos nuevos entrenadores se sientan frustrados por la falta de atención de  sus jugadores  y la aparente negativa a participar en sus planes cuidadosamente elaborados. Ha olvidado el entrenador novel que fútbol es un juego de niños. Se trata de «tiempo de juego» para los jugadores y ellos realmente no quieren que se les diga qué hacer. Si el entrenador y los jugadores no son capaces o no están dispuestos a ajustar sus expectativas, sólo puede haber un resultado: la frustración y la ansiedad para todos los interesados.

2. Quiero ser aceptado, que mis jugadores me quieran¡¡ Nuevos e inexpertos entrenadores de fútbol base pretenden que sus jugadores les aprecien, les quieran y además mejoren como futbolistas, pero estos dos intereses se consideran incompatibles en ocasiones. «Si soy amable, no puedo controlar», y «yo puedo controlar, pero no me gusta». Así, muchos entrenadores piensan que tienen que elegir entre ser amable y progresar poco en el aspecto pedagógico o ser «duro» para mejorar el desempeño futbolistico. Aquí una vez mas la clave está tanto en conocer el temperamento de los futbolistas y adaptarse a él, como en establecer unas bases disciplinarias y de trabajo.
3. Todo es mi culpa … Muchos entrenadores entran en un estado de frustración al no poder o bien manejar al grupo, trasmitirles sus conocimientos etc, lo cual genera en el entrenador cierta sensación de fracaso y autoculpa. Como hemos visto, los problemas de disciplina son a menudo el resultado de que el entrenador y los jugadores tienen diferentes expectativas y necesidades. Darse cuenta de que los jugadores jóvenes juegan al fútbol porque quieren jugar, no escuchar conferencias o charlas constantes, entrenamientos sin continuidad on sin juegos, etc. Su trabajo consiste en ayudarles a disfrutar de su juego, enseñándoles habilidades, sin tratar de obligarlos a cumplir por encima de todo con la disciplina, o su idea del fútbol Así que relájase y diviértase  con sus jugadores!

Sportsdecanostra.com

Los comentarios están cerrados.