Sports de ca Nostra

At.Isleño; Chiqui: «Todo son engaños y no pienso jugar gratis»

Chiqui ya no aguanta más y abandona el Isleño debido a los impagos que sufre la plantilla y que, en el caso del defensa, ascienden a unos 1500 euros. Al futbolista le deben dinero de la temporada pasada, las primas e incentivos de la presente y las mensualidades de octubre y noviembre.

 

Lo suficiente para que el de San Antonio haya decidido poner punto y final a su aventura en el club de Can Misses, tal y como ha adelantado este mediodía Fútbol Pitiuso.

El jugador está cansado de reclamar lo que le adeuda la entidad que preside Vicente Torres, Murtera, pero las arcas están vacías. Para él y para el resto de sus compañeros, que también tienen pendiente de cobro las últimas dos nóminas. El pasado jueves, antes del entrenamiento, el presidente de la entidad bajó al vestuario para explicar a los futbolistas cuál era la situación económica, qué gestiones se estaban llevando a cabo para refinanciar a la unión deportiva y que no había «pasta» para pagarles, pero el directivo les comunicó que en el momento que entrara algo de dinero liquidarían lo pactado.

El viernes, al día siguiente, volvieron a reunirse en la caseta los miembros de la plantilla y los mandamases de la entidad -Toni Torres, director deportivo, Murtera, máximo responsable, así como un tercer directivo-.

Los jugadores exigieron un compromiso de pago y una fecha de cobro y los rectores prometieron pagar, al menos, uno de los meses antes de las fiestas de Navidad. Incluso, se comprometieron a pagar de su bolsillo esta mensualidad en el caso de que no entrara dinero.

Al acabar la asamblea, los jugadores subieron al terreno de juego para iniciar la sesión preparatoria y Chiqui, con un mosqueo monumental tras escuchar que no cobraría una vez más, gritó a los cuatro vientos y en voz alta lo jodido que estaba ante esta situación. Antonio Asensio, el entrenador, le recriminó su actitud, diciéndole que no era el lugar para quejarse y que debió hacerlo durante la reunión.

El madrileño le dijo que si no estaba contento se podía marchar y el lateral no lo dudó. Dio media vuelta, cogió sus pertenencias y se marchó del recinto deportivo sin llevar a cabo la sesión preparataria. El sanantoniense se borró del partido del sábado en el feudo del Ferriolense y tampoco se presentó al entreno de ayer lunes.

La decisión estaba tomada. El zaguero tenía muy claro que ya no volvería a vestir la elástica del Isleño esta temporada y así se lo ha hecho saber a esta redacción. «Estoy cansado de esta situación. Siempre están con el mismo cuento. Me deben dinero y no lo pagan. Todo son falsas promesas y engaños y no pienso jugar gratis. Además, llamas a Murtera o a Toni Torres y no te cojen ni el teléfono. Y encima, la última vez, me dan 100 euros para callarme la boca. Me sabe mal por mis compañeros, pero hasta aquí hemos llegado», asegura Chiqui, quien añade: «La temporada pasada la acabamos mal en lo económico y a mi me dejaron a deber dinero y encima este año ya están igual. Al tercer mes de trabajo ya están mal para pagar».

El lateral, que asegura que nadie el club le ha llamado, afirma que la situación a la que se ha llegado es una pena, «ya que el equipo está haciendo un buen papel en la Liga», aunque reconoce que los impagos que sufre el vestuario se refleja en el terreno de juego. «Todo esto afecta y estoy seguro que el equipo podría rendir mucho más si todo fuese bien», indica. «La verdad es que se te quitan las ganas de jugar al fútbol cuando vives situaciones de este tipo y ves que te toman el pelo, que tratas de pedir lo tuyo y, encima, pasan de ti», sostiene el futbolista, quien no descarta cambiar de aires y acabar el curso en algún otro equipo.

«Estoy abierto a escuchar ofertas, aunque no me importaría firmar por el Portmany, club donde siempre se han portado muy bien conmigo», subraya Chiqui, quien podría emprender acciones legales para reclamar lo que el club le debe.
Francisco Natera

Los comentarios están cerrados.