Sports de ca Nostra

La grada de Son Moix agota la paciencia

El Real Mallorcacamina solo en su inquebrantable trayectoria descendiente. Con la directiva enfrascada en luchas intestinas, la afición  bermellona pasa ya de su equipo, y apenas siete mil personas (la peor entrada del Campeonato) se han reunido este domingo en las gradas de Son Moix.

Unos aficionados que han agotado ya la paciencia, y que han abucheado a los suyos en diversas fases del encuentro, dejándose ver incluso algún pañuelo antes del descanso.

La poca claridad de ideas y la escasa verticalidad han sido castigadas con silbidos por una grada que veía cómo su equipo no podía con un rival de su liga y que ha jugado con diez futbolistas desde antes del cuarto de hora.

Sólo el gol de Víctor Casadesús en el minuto 85 ha evitado una sonora pitada final que ya se estaba fraguando en la grada. Eso sí, algunos siguen sin darse por aludidos. Más dura será la caída. NOBADIS.ES

Los comentarios están cerrados.