Sports de ca Nostra

¿Giovani en el banquillo de Riazor?

El jueves Giovani disputó su tercer partido con el Mallorca. Fue el primero completo, tras los dos anteriores en los que apenas disputó 60 minutos. Es normal tras roturas fibrilares que a los jugadores se les introduzca poco a poco. No sólo es normal, es lo exigido, porque el problema de ese tipo de lesiones es que uno no sabe decir si está totalmente curado o no. El dolor te abandona, y ahí empieza el peligro, porque puede que la herida no esté cicatrizada pero el cuerpo no te avise de ello. Por eso uno acaba confiandose, forzando, y recayendo. Al propio Dos Santos le ocurrió eso mismo a su vuelta en el Tottenham.

 

Decía que Giovani jugó en Copa del Rey el partido completo, señal de que la lesión está superada. No cuajó un gran partido -nadie en el Mallorca lo hizo-, pero su concurso acabó siendo decisivo por ser el que lanzó el córner que desembocó en el gol visitante. Conseguido el empate en Copa, mañana se deviene el partido de liga. Raro sería que Giovani fuese titular, tras haber disputado 90 minutos tres días antes.

En los últimos partidos Joaquín Caparrós se ha encontrado con un -bendito- problema: Tratar de alinear juntos a Hemed, Víctor y Dos Santos. Seguramente los tres mejores jugadores del equipo. Giovani es el fichaje estrella del proyecto, Hemed el goleador y Víctor el faro ofensivo en lo que llevamos de temporada. Sentar a uno de ellos es un lujo para Caparrós, un lujo que quizás no se pueda permitir.

Quizás mañana el técnico andaluz encuentre la excusa perfecta para decantarse en su dilema. Gio jugó el partido completo del jueves mientras que Víctor y Hemed ni siquiera entraron en la lista. Si tuviese que apostar diría que el mexicano aguardará en el banquillo mientras que israelí y mallorquín jugarán de titulares. Así, Caparrós resolverá de paso otro problema: Encarará el final del partido con su jugador más técnico fresco.

Los partidos suelen resolverse en las segundas partes, especialmente los del Mallorca. Sin embargo, sustituyendo a Giovani cerca del minuto 60, Joaquín Caparrós se encontraba con el problema de encarar la recta final decisiva con uno de sus mejores hombres ya en el banquillo. Esa situación se resolvería mañana, cuando un Giovani aún no preparado físicamente para 90 minutos podría concentrar sus energías para los últimos 30. Así, salvado por una semana el dilema, el problema de juntar a las tres mejores piezas ofensivas sería un problema para el Caparrós del futuro.

Los comentarios están cerrados.