Sports de ca Nostra

El falso entorno

Todos los que vivimos el fútbol desde el banquillo o desde el terreno de juego conocemos el famoso entorno y sus consecuencias tanto en positivo como en negativo. Un entorno que nos eleva a las nubes cuando las cosas van bien y que nos desciende a los infiernos cuando éstas van mal. Como futbolista o como entrenador es necesario encontrar un equilibrio emocional en los momentos en los que el entorno es favorable o en aquellos en los que resulta hostil ya que éste pasa de la euforia al desaliento en cuestión de días, a veces la diferencia entre un estado u otro es una simple jugada que hace que ganes tres puntos o que los pierdas.
Un equilibrio que te permita no relajarte en las situaciones favorables y emborracharte de ego y de éxito y que te evite caer en el derrotismo y destruir tu autoestima en los momentos difíciles agarrotándote y limitándote en la competición y en tu propia vida personal.

El objetivo ante su extremista visión debe ser, por tanto, aislarse de este clima de euforia o de catastrofismo desmedidos y equilibrarse mentalmente para mantener una línea regular e impermeable ante sus fluctuantes opiniones y estados de ánimo.

Ser conscientes siempre que los mismos que te aplauden y piropean en los buenos momentos son los que te abuchean y critican cuando las cosas no funcionan, y conseguir una fortaleza mental y una alta autoestima que te ayuden a aislarte de las críticas, muchas veces injustificadas o precipitadas, y una capacidad de autoexigencia y de autocrítica necesarias para no dormirse ante los elogios desmedidos y mantener un buen rendimiento independientemente de las sensaciones externas.

Los jugadores y entrenadores como todo ser humano tenemos nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestros problemas personales, nuestras subidas y bajadas de estado de ánimo… no siempre podemos estar al cien por cien y no siempre podemos acertar aún estando en un buen momento. Y el entorno es soberano de opinar libremente y de manifestarse de una u otra forma pero los principales protagonistas de este deporte debemos aislarnos de su forma de digerir las buenas y las malas situaciones y seguir nuestro propio cauce de un modo mucho más prudente y racional.

Los comentarios están cerrados.