Sports de ca Nostra

” El Topo” en un equipo de Fútbol

En un vestuario de fútbol conviven diferentes y muy variadas especies, personas de diversos perfiles que se relacionan durante mucho tiempo y aúnan fuerzas para un bien común en una larga travesía de buenos y malos momentos. Como en cualquier colectivo humano en el que existen objetivos, personales y colectivos, hay competencia y diferentes tipos de relación entre unos y otros. A pesar de ello, las dificultades se superan con la unión de todos los miembros del vestuario independientemente de cada uno de los roles que cada uno tenga, las diversas afinidades y remando todos en la misma dirección, bajo unas normas (algunas no escritas) que debieran ser inquebrantables y respetando siempre el hermetismo de un lugar donde suceden y se dicen cosas que nunca deben salir de esas cuatro paredes. Anteponiendo pues, los intereses comunes a los personales y entregándose al bien del grupo con total fidelidad.

Las situaciones de tensión no solo son lógicas en muchos momentos de cualquier competición sino también en cualquier tipo de convivencia, pero los trapos sucios se deben lavar siempre en casa sin profanar el lugar más sagrado de todo el equipo, el vestuario.

Son muchas las personas que, con diferentes fines, se empeñan en extraer información del vestuario y sobretodo en momentos delicados donde el secretismo debería ser mayor. Personas que, por otra parte, casi nunca utilizan esa información en bien del equipo en cuestión sino más bien todo lo contrario.

Personajes de diversa índole que se aprovechan de la existencia de una especie capaz de quebrantar la confidencialidad del vestuario bien por amiguismo, por despecho hacia su situación personal o por cualquier otro motivo. Por eso, esta especie no solo debe estar perseguida y acorralada hasta su expulsión por el cuerpo técnico y el resto de compañeros sino que es una especie (y que no sirva de precedente) que debería estar en un dramático peligro de extinción.

Los comentarios están cerrados.